Sonó el despertador y sus párpados comenzaron a desatar lentamente las cuerdas del sueño para abrirse a la luz de la realidad. Deslizó las cortinas, abrió la ventana y el aire refrescante de la mañana recién estrenada despejó su ánimo, borrándole las ganas de volver a la cama.

Se contuvo para no gritar al horizonte (o quizá sí lo hizo), adornó su cara con una amplia sonrisa mientras en su mente se repetía el mantra, una y otra vez: “¡esta vez sí, hoy es el día!”.

Ducha, desayuno, corbata, maletín y iPod y salió de casa con el ímpetu del que va a perder un tren o del que va al encuentro del amor de su vida; con el ritmo de I can’t get no satisfaction en sus oídos.

“¡Esta vez sí, hoy es el día!”- Línea 7 hasta Plaza Central y después transbordo hasta Siete Cruces, para llegar caminando a la Gran Vía, número 127, despacho 4B.

Subía por el ascensor cuando apareció ese cosquilleo que recorre la espalda antes de todos los momentos importantes. Ensayó el saludo en el reflejo de la puerta de metal y se ajustó la corbata, que por momentos se volvía más estrecha alrededor de su cuello. -“¡Esta vez sí, hoy es el día!”- y pasó a sentarse a esperar ser llamado.

Once minutos en los que hizo un repaso del camino y las circunstancias que le habían llevado a estar delante de esa puerta: su etapa universitaria, sus proyectos y trabajos, sus viajes, los fracasos de los que aprendió y los éxitos que reforzaron su confianza, la búsqueda de una oportunidad laboral y finalmente, allí estaba. Entonces dijeron su nombre.

La puerta se abrió despacio y arrastró sus pies cansados al interior, colgó la llave, dejó el maletín sobre la mesa y se dejó caer sobre el sofá. Su cabeza repasaba cada pregunta, cada palabra y trataba de analizar qué habría salido mal.

Arropado ya por las sábanas, cerró los ojos y visualizó cómo sería el día siguiente, dejó escapar de nuevo una sonrisa y pensó “esta vez sí, mañana será el día!”.

“I can’t get no satisfaction. ‘Cause I try and I try and I try and I try…”
Hoy mi canción es: Satisfaction” The Rolling Stones

Otras historias...