Deseos

Deseos

Me sorprendí tirado en medio de la calle y con un fuerte dolor en la cabeza. A mi alrededor se fue formando un pequeño corro de gente, unos tratando de ayudarme a incorporarme y otros, los que más, alimentando su curiosidad y transformando mi infortunio en la anécdota que contar al llegar a casa. Me sentía desorientado y no era capaz de recordar qué había pasado justo un minuto antes. Anduve con la mirada sobre mis pasos pero no encontré ningún indicio o consecuencia que explicara la causa de mi accidente. A pocos metros de mí, un maletín negro parecía haber sufrido mi misma suerte, pero no lo reconocí como mío. Un niño que estaba contemplando la escena, lo recogió y me lo entregó afirmando que lo llevaba conmigo antes de terminar en el suelo.

Decisiones

Decisiones

Apoyado sobre la barandilla de proa, envuelto en la monotonía de la vida de marinero de agua salada, una repentina brisa de alta mar me acerca el imaginario perfume de tu piel y llena mi cabeza de pensamientos que hasta ahora había tratado de esconder en lo más hondo de mi alma para mantener firme mi determinación de recorrer el mundo.

¿Tirar la toalla?

¿Tirar la toalla?

Me encontraba en un ring de boxeo, ataviado con calzón y casco azul y con unos enormes guantes rojos cubriendo mis manos. Delante de mí el oponente, con calzón negro y casco rojo, tenía la mirada fija en mí, pero mientras sus ojos relucían como los de un gato en la oscuridad, su rostro permanecía oculto en la sombra. Su postura era desafiante, dando pequeños saltos alternando las piernas en un continuo movimiento de balanceo, con un guante cubriéndose parcialmente la cara y con el otro ensayando golpes contra el aire, puñetazos que tenían escrito mi nombre.

La corrupción de la especie

La corrupción de la especie

Y levantando la vista pude comprobar que me encontraba en una barca, una gran barca en la que cabía toda la humanidad, y todos los hombres y mujeres del mundo estaban en ella. Es un misterio inexplicable, pero así lo vi. No había ningún niño, tampoco ningún anciano, todos eran personas adultas de una misma edad imprecisa.

Pin It on Pinterest