Fuego

Fuego

Le temblaban las manos, no sabía si de frío o de miedo. Le miró a los ojos, no sabía si era víctima o verdugo. Una voz gritó: “Apunten…”.

Pin It on Pinterest