El primer acercamiento: beberse la timidez y no acabar embriagado de vergüenza.

Control sobre todo gesto sea voluntario o no que el cuerpo pueda realizar; en los detalles se han perdido muchas batallas.

Batalla contra los tópicos, la originalidad (¿dónde te escondiste?) aplicada a cada palabra.

Palabras convertidas en consejos, basados en experiencias, testados en fracasos.

Fracasar, palabra prohibida, distinción del perdedor, del que no ha luchado.

Lucha diaria por superarse, por ofrecer lo mejor, por no limitarse, por aspirar a todo.

Todos los sueños cuelgan de un hilo o son castillos nubiformes, sin reyes, ni bufones, sin princesas ni dragones, diseñados por miradas.

Mirada elocuente, pero sincera y convincente, axiología al servicio del objetivo.

Objetivo sin definir, sin pretensiones ni aspiraciones más allá de un nuevo encuentro.

Encontrar el momento adecuado, el lugar es lo de menos, escenarios diversos, pero los mismos actores.

Actuar según un impulso, condenado por la razón, absuelto por iluso.

Ilusión por una oportunidad, visión y precisión, claves de efectividad.

Efectos, causas, aciertos y erratas, origen del aprendizaje, semilla del crecimiento.

Crecer, caer y volar, mal aterrizaje: intento, valiente intento, pero lamento.

«Ayer me sonreías, era un día más en nuestra vida tan normal
y de golpe el cielo cambia, se nubla el sol y nada sigue igual»
Hoy mi canción es: «Paso a paso» Luis Fonsi

Relatos relacionados

Pin It on Pinterest