La pista de baile se fue llenando de parejas conforme la luz comenzó a atenuarse y las primeras notas salieron suspiradas de lo que parecía ser el cielo.

En el centro, con un destello especial, los novios, incapaces de dejar de mirarse los ojos, se deslizaban sobre el ligero peso de la felicidad al compás de una sonrisa perpetua. Su espectro en los ventanales les hacía flotar por el cielo nocturno, rodeados de estrellas, tan cerca del mundo de los sueños, que todo lo que les rodeaba comenzaba a hacerse invisible.

La sucesión de valses animó cada vez a más invitados, mientras en una de las esquinas un grupo de veinteañeras desemparejadas esperaban a que alguno de los tímidos jovenzuelos se decidiera a sacarlas a bailar y así poder lucir sus vestidos a cambio de recibir alguna pisada en sus zapatos.

La sala se fue rejuveneciendo a medida que la selección de canciones abandonó los estilos clásicos y su disciplina de movimientos. Olvidadas las vergüenzas iniciales, la espontaneidad y la naturalidad elevaron la calidad de los bailes, la variedad de estilos, la exaltación de las amistades y el cruce de miradas.

Hasta que una suave melodía nacida de la caricia de las cuerdas de una guitarra, fundió a los invitados de nuevo en parejas. Una de ellas, apartada de la gente y de la realidad, vivía de forma especial esos minutos de intimidad casi sin atreverse a mirarse a los ojos a pesar de que la proximidad les obligaba a ello, como si se tratase de un compromiso que ansiaban padecer, como si aquella canción se hubiese inspirado en ese momento.

Cada giro se convertía en una imagen que difuminaba en el fondo al resto de parejas y dejaba perfectamente nítida aquella tez delicada y hermosa.

Con los sentimientos deslizándose por su piel y llegando al momento climático de la balada, él cerró sus ojos y dejó que la inercia de la melodía guiase sus pasos, hasta que sintió cómo la música se desvanecía y sus manos quedaban suspendidas en espacio vacío. Abrió los ojos de nuevo a pesar de saber que ella ya se había ido.

‘And it’s a long, long way to heaven. But I gotta get there…’
Hoy mi canción es: ‘Prelude to a kiss‘ Alicia Keys

Relatos relacionados

Pin It on Pinterest