El mundo es un pañuelo, o eso dicen, en el lugar más insospechado te puedes acabar encontrando a la última persona que hubieses imaginado: un amigo de la infancia, un familiar que no veías desde hace años, una novia que habías olvidado, un profesor que no te caía muy bien, la vecina que vivía debajo de ti antes de mudarte o ese compañero de clase con el que nunca cruzaste una palabra…

Cualquier lugar es susceptible de convertirse en el escenario perfecto de ese encuentro inesperado: la calle, la universidad, el autobús público, la sala de espera de un hospital, la sección de música de un centro comercial, la playa en la noche de San Juan o la fiesta de cumpleaños de ese amigo en común…

Y entonces os quedáis los dos mirándoos un par de segundos con cara de bobos, intentando hacer memoria para recordar quién es esa persona y de qué la conoces. Entornáis los ojos hasta que las pestañas de arriba rocen las del párpado inferior, apretáis los labios levemente y en ese instante recibes una imagen en tu mente en la que estáis los dos y piensas: «ah claro si es …., la de ….» Y sonreís.

La conversación transcurre entre preguntas y respuestas de cortesía para poneros al día el uno al otro y viceversa, mientras por tu mente pasean los distintos momentos en los que estuviste con esa persona. Entonces recuerdas lo especial que pudo ser para ti y también la razón por la que os dejasteis de ver. En ese momento pones una excusa que suena a falacia para alejarte y evitar pensar en ello…

La vida está llena de encuentros y desencuentros, algunos deseados, otros esperados, y luego están los fortuitos, los que se podrían atribuir a la casualidad, a las coincidencias, ¿al destino?

Son esas ocasiones en las que tropiezas con ella en una esquina esparciendo sus apuntes por suelo y los dos os agacháis para recogerlos; o cuando en un cóctel te giras sin darte cuenta y chocas contra la copa que ella sujetaba, que termina derramada sobre tu camisa, o quizá aquel día de lluvia en el que estás esperando en un semáforo bajo tu paraguas y a tu lado ves a una chica empapada, y entonces tú, sin decir nada, desplazas tu paraguas un poco más a la izquierda para cobijarla a ella también y ella se da cuenta y te mira y te sonríe pensando: «estará lloviendo, pero tú eres un sol…»

Bonita escena si no fuese porque en ese momento pasa un autobús levantando una fina cortina de agua que os moja a los dos…

«You remind me of a girl that I once knew,
I see her face whenever I, I look at u…»
Hoy mi canción es: «You remind me» Usher

Relatos relacionados

Pin It on Pinterest